Grupo Juvenil de Comunidad Cristiana de México en Chilpancingo!

¿Quienes somos? Nuestra identidad…

Escrito por: Roberto Samir de León Orbe

El joven pasa por muchas etapas durante su crecimiento. Durante su adolescencia algunas veces quiere que lo vean como el niño de la casa y lo mimen, mientras que otras veces quiere que lo traten como el adulto que ya piensa que es, a medida que crecemos queremos que nuestra familia nos vea como parte activa de las decisiones que toman los adultos, escuchamos platicas de nuestros padres y queremos intervenir para dar nuestra opinión, pero muy pocas veces somos tomados en cuenta porque nos falta madurar.

Emos, darketos, punks, cholos, rockeros y una gran variedad más de grupos se han formado para darle cabida a una multitud de jovenes que buscan aceptación y ser parte de algo, ser parte de un grupo que no lo juzgue o sentirse tomados en cuenta al menos. He tenido la oportunidad de ministrar a varios jovenes que tienen  este tipo de problema y muchas se debe a que han sido marcados por cosas que otras personas les han dicho, especialmente sus padres, estos jovenes andan cargando el peso de las palabras de otro cuando realmente no hay razón para hacerlo. El diablo es astuto, busca colgarnos una etiqueta para que nos olvidemos de nuestra realidad con Dios ya que no importa como nos vea el mundo, Dios tiene una forma diferente de vernos y de tratarnos.

A. La generación escogida

1Pedro 2:9

“Mas vosotros sois linaje escogido,  real sacerdocio,  nación santa,  pueblo adquirido por Dios,  para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable”

La frase “linaje escogio” en su traducción orginal tiene dos variantes, la primera es que nosotros somos “la generación escogida” y la segunda es que nosotros somos “la familia escogida”. Dios en su amor nos llama ser parte de una generación diferente, una generación que hereda las promesas de Dios, somos llamados  a ser parte de su familia, a ser hijos suyos y heredar todo lo que el tiene para nosotros.

Rom 8:16-17

“16  El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu,  de que somos hijos de Dios.
17  Y si hijos,  también herederos;  herederos de Dios y coherederos con Cristo,  si es que padecemos juntamente con él,  para que juntamente con él seamos glorificados”.

No eres cualquiera, eres un Hijo de Dios, heredero suyo, listo para tomar las promesas que el ha guardado para nosotros en su Palabra, no te conformes con menos que esto, a veces hemos crecido con etiquetas tales como “Eres un tonto”, “Inútil!”, “Nunca vas a hacer las cosas bien!”, “Jamás lograrás algo importante en tu vida”, etc, etc, etc… Pero hoy Dios quiere que entiendas que Tú formas parte de una familia espiritual poderosa y que para los que estamos con Dios “TODO LO PODEMOS EN CRISTO QUE NOS FORTALECE” (Filipenses 4:13).

B. Llamados a habitar en su presencia

1Pedro 2:9

“Mas vosotros sois linaje escogido,  real sacerdocio,  nación santa,  pueblo adquirido por Dios,  para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable”

Otra traducción de este versículo dice “Sacerdotes al servicio del Rey” (BLS). Un sacerdote en el Antiguo Testamento era el encargado  de entrar a la presencia de Dios para ofrecer sacrificios y ofrendas delante de Él, su función era vital para llevar los pecados del pueblo delante de Dios y pedirle perdón a nombre de todos. Nosotros ya no tenemos que hacer esto, Jesucristo es nuestro sumo sacerdote que se ofreció como sacrificio perpetuo para nuestra redención, pero tenemos que entender que no somos llamados a cualquier cosa, somos llamados a habitar en la presencia de nuestro Dios a gozar de una íntima relación con Él de Padre e Hijo.

Apocalipsis 12:10

“Entonces oí una gran voz en el cielo,  que decía:  Ahora ha venido la salvación,  el poder,  y el reino de nuestro Dios,  y la autoridad de su Cristo;  porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos,  el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche”.

Muchas personas viven al margen de esta verdad para nuestra vida, se pierden el hecho de que habitar en su presencia quiere decir que a donde vamos la presencia de Dios va con nosotros, esto trae consigo salvación, autoridad y poder de parte de nuestro Padre, salvación para ser libres de nuestro pasado, para ser libres de etiquetas y de todo el peso que llevabamos cargando sobre nuestros hombres y que ahora está clavado en la cruz del Calvario (2 Corintios 5:17); autoridad para “Atar y desatar en el cielo y en la tierra” (Mateo 16:19) y poder para hacer cosas aún mayores de las que nuestro Señor Jesucristo hizo (Juan 14:12). Solo tenemos que tomar la Palabra para nosotros… ¿Qué esperas para hacer tuya esta verdad?

B. Llamados a vivir apartados de lo que nos estorba

1Pedro 2:9

“Mas vosotros sois linaje escogido,  real sacerdocionación santa,  pueblo adquirido por Dios,  para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable”

En medio de un mundo lleno de maldad, de corrupción y de cosas que dejan mucho que lamentar, nosotros somos llamados a ser diferentes, a vivir apartados para Dios, a dejar de contaminarnos con toda la basura que el mundo ofrece y vivir “consagrados“, es decir, “dedicados” a servir a Dios, a habitar en su presencia y a acercar su Reino a otros. Dios nos ha dado un llamado poderoso y junto con el llamado nos ha facilitado las armas que necesitamos para llevar a cabo nuestra misión, la santidad es hacer a un lado todo lo demás para acercarme a Dios, es decirle al mundo “lo que tu tienes no vale tanto como lo que Dios tiene“, es darle prioridad a esforzarme, buscar y tomar las cosas de Dios para mi vida (Hebreos 12:1).

C. Dejando a un lado las etiquetas, tomando mi llamado

Después de todo esto… ¿Seguiremos abrazando las etiquetas que el diablo ha tratado de meternos en la cabeza? DESPIERTA!!! Ház a un lado todo esto, no las necesitas porque para empezar seguro que no las quieres, o ¿Quién podría vivir cargando algo que no desea? La decisión de vivir la aventura a la que Dios nos llama está en nosotros y nada más, no permitas que decidan por tí, que te marquen y te quieran destinar a algo para lo que no fuiste llamado… Tóma el propósito de Dios para tu vida AHORA. Píde a Dios que te quite lo que no sirve, que haga a un lado lo que estorbe y te aliste, anime e impulse a vivir en el propósito que Él tiene para tí, recuerda que solo es cuestión de decisión y no dar marcha atrás… Tóma hoy todo lo que Dios te ofrece!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s