Grupo Juvenil de Comunidad Cristiana de México en Chilpancingo!

El corazón del joven

Escrito por Roberto Samir de León Orbe


https://i0.wp.com/www.wallpaperez.net/wallpaper/children/Heart-in-Hands-722.jpg

¿Cuántas veces hemos escuchado frases como: “Sigue lo que te dicte tu corazón”, “El corazón manda”, “Ház lo que sientas en tu corazón”, “Si sientes paz en tu corazón está bien”? Hemos crecido con ese tipo de frases que lo único que consiguen es confundir la manera en que realmente debemos tomar un decisión o asumir ciertas circunstancias. La Biblia habla lo siguiente acerca del corazón:

Engañoso es el corazón más que todas las cosas,  y perverso;   ¿quién lo conocerá?

Jeremías 17:9

El corazón del hombre es engañoso más que cualquier otra cosa y no se diga lo demás que dice el versículo sobre este, es también malo y perverso… Entonces basados en este versículo podemos hacer las siguientes preguntas:

1. ¿Puedo confiar en lo que siento?

2. ¿Debo seguir a mi corazón?

3. ¿Acaso mi corazón me juega en contra?

4. ¿Cómo saber tomar una decisión entonces si no me voy a dejar guiar por mi corazón?

Las respuestas son más evidentes a la luz de la Palabra. Como seres humanos tenemos una desagradable tendencia a buscar lo malo, lo prohibido, lo oculto. En ocasiones llegamos a pensar que ciertas ocasiones o personas están bien solo porque mi corazón está en paz o contento, pero no podemos seguir confiando ciegamente en nuestro corazón. Ante todo debemos entender algo.

1. Somos creación de Dios, diseñados por Él. El autor de algo atribuye el diseño o las características de su creación en función del propósito por el cual la creó. Así mismo Dios, fuimos hechos a su imagen, pensados de acuerdo a su diseño perfecto, alejados del mal, santos, integros, listos para señorear sobre la tierra (Gen 1:28). Somos llamados a ser Reyes y Sacerdotes para neustro Dios (Ap 1:6), somos linage escogido, pueblo de Dios (1Ped 2:9). Nuestro propósito de creación tiene dos funciones:

  • Gobernar, es decir, tener autoridad para atar y desatar (Mat 16:19).
  • Ministrar en su Presencia, es decir, caminar, andar y vivir sumergidos en Él

2. Mi vida tiene un propósito específico. Ya vimos como para todos hay un propósito general, pero a cada uno Dios le da un propósito específico, recuerden que somos un cuerpo y cada parte del cuerpo tiene una función diferente (1Co 12:18-19). Ese propósito se va revelando a medida que crezco y maduro para entenderlo, Dios quiere que sepamos claramente ese propósito específico, pero en tanto sigamos siendo niños inmaduros no podremos saberlo. Conforme vayamos dejando la inmadurez atrás iremos descubriendo ese propósito o comenzando a recibir algunas pistas en nuestro caminar.

Una vez aclarados estos puntos comenzaremos a responder las preguntas hechas anteriormente:

1. ¿Puedo confiar en lo que siento?

Defitivamente NO. ¿Crees que solo porque alguien se enamora de un delincuente drogadicto es razón sufuciente para pensar que deben pasar su vida juntos? Si tu hermano o hermana, guíada por malas amistades, te dijera que fumar marihuana está bien ¿sería razón suificiente como para fumarla hasta quedar loco? NO! Confiar en lo que sientes te llevará a caminos por los cuales será doloroso caminar o que tengan un fin de muerte.

2. ¿Debo seguir a mi corazón?

NO! La Palabra de Dios es la guía segura para mi vida, no lo que diga mi corazón (Sal 119:9), la Palabra de Dios está llena del deseo del corazón de Dios para mí, de lo que el quiere y piensa para nosotros (Jer 29:11).

3. ¿Acaso mi corazón me juega en contra?

Desgraciadamente a veces si, el corazón está lleno de toda clase de influencias, no solo de buenas influencias, también de alguna que otra mala influencia. Así que no siempre siente correcto hacer algo en función de si sea bueno o sea malo, por eso que a veces nos juegue en contra y por eso que a veces nos haga sentir ganas de hacer algo que en nuestra mente sabemos bien que está mal.

4. ¿Cómo saber tomar una decisión entonces si no me voy a dejar guiar por mi corazón?

Cuando te encuentres en una encrucijada y no sepas que opción tomar solo preguntate: “¿Esto me acerca o me aleja del propósito de Dios para mi vida?” La respuesta a esa pregunta te aclarará el panorama, pero esto no solo queda aquí, tu vida debe ser sensible a la voz del Espíritu Santo, para no solamente tu te contestes esa pregunta, sino que también el Espíritu Santo te la conteste. La sensibilidad a la voz del Espíritu Santo se desarrolla pasando momentos de intimidad con Él, buscándolo en todo momento, sumergiéndote en su presencia. Si tienes problemas para escuchar su voz solo tienes que invertir más tiempo de calidad con Él ya que siempre estará a tu lado, solo tienes que conocerlo bien.

Espero que este tema haya sido de bendición para tu vida, te recuerdo que si tienes dudas, inquietudes, sugerencias o quieres que escribamos de algun tema en específico puedes hacernoslo saber en el mail: espaciojoven@hotmail.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s